Archivo mensual: febrero 2013

Los diez piratas de la “industria cultural”

He decidido elaborar esta lista para poner de manifiesto que los problemas de la “industria” están dentro de la misma, que poco a poco van degenerando nuestro patrimonio cultural y que están convirtiendo a nuestros hijos en esclavos de ideas ajenas.

A mi no me mires...

A mi no me mires…

1. Enrique Cerezo.

Es el presidente de EGEDA, una entidad que agrupa a los productores cinematográficos de España y varios países de América. Está en esta lista por defender un sistema beneficioso para sus empresas pero perjudicial  para la sociedad y por basar su modelo productivo en la restricción de derechos y en la privatización de nuestra cultura. Se ha mostrado partidario de mandar a la cárcel a los usuarios que ahora califica como sinvergüenzas porque descargar películas equivale en su opinión a “robar su trabajo y dinero”. En mi opinión, si hacemos lo que este energúmeno pretende, llenaríamos las cárceles de amantes al cine.

Kim don't come

Kim, don’t come

2. Kim Dot Com.

Este personaje representa una figura muy habitual en el mundo de los negocios. Es parásito, excéntrico, derrochador y desalmado, lo he incluido aquí precisamente porque, a pesar de ser considerado un enemigo de la industria cultural, es exactamente igual que algunos perfiles habituales dentro de la propia industria:  representantes, promotores de conciertos,  productores o ejecutivos de las empresas distribuidoras.

El traje le sienta como un guante.

El traje le sienta como un guante.

3. Pedro Pérez.

Es el presidente de FAPAE (confederación que agrupa a los productores de cine y televisión de España) Implicado en la trama Gürtel por aparecer su nombre en una cuenta suiza junto a los abogados de Francisco Correa. Es el autor de perlas como esta, en referencia a las descargas no oficiales de contenidos culturales:

Tenemos que empezar por educar a la gente para que sean conscientes de que están cometiendo algo ilegal

El acceso a la cultura está recogido como derecho en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es una pena que los tipos que dirigen las grandes asociaciones de contenidos culturales piensen de esta manera.

La publicidad engañosa no es cultura libre

¡Felisitaciones! acabas de ser estafado… de buen rollo ¡eh!

4. Películas Yonkis

Es la web de descargas mas popular en España y se encuentra en esta lista por basar su modelo de negocio en la publicidad engañosa. No hay nada de malo en ofrecer un servicio que facilite el acceso a los contenidos culturales como por ejemplo foofind.is o series.ly, lo malo es intentar engañar a sus usuarios mediante la publicidad fraudulenta con el  fin de obtener beneficios económicos. Entre otras cosas, la publicidad simula a los botones de descarga para que los usuarios incrementen el número de clics en las webs asociadas.

Chorizos

Aquí huele a chorizo… ¡huy! perdón, he sido yo

5. Teddy Bautista.

Estoy seguro que muchos de vosotros habéis entrado aquí para ver la foto de este “pendejo”.  Todos le conocemos por ser el ex-presidente de la SGAE involucrado en una trama de corrupción, desvío de fondos y apropiación indebida, ha sido el enemigo de lo público nº 1 y adalid de la propiedad privada. A pesar de ser destituido por “corrupción” en estos momentos se encuentra reclamando una indemnización millonaria por su despido de la SGAE, mientras millones de españoles ven como el gobierno recorta sus derechos para que puedan ser despedidos libremente. De todos los que están en esta lista, probablemente Teddy sea el personaje más dañino que ha tenido la cultura española en toda su historia.

Come as you are.

Come as you are.

6. Ramoncín.

También está implicado en el desvío de fondos de la SGAE. Al parecer, mientras se colaba en todos los medios actuando en defensa de los “derechos de los autores”, este sujeto se dedicaba a falsificar facturas para apropiarse indebidamente de grandes cantidades de dinero destinadas supuestamente a compensar el trabajo de los autores.

Pero en realidad Ramoncín no está aquí solamente por ser un corrupto, sino por utilizar, sin permiso del autor, una canción de Nirvana y destrozarla sin compasión encima de un escenario.

El trabajo me mata.

El trabajo me mata.

7. Alejandro Sanz.

Es un trabajador de la cultura, no hay más que ver lo currante que es. Reclama desde su mansión en Miami que su trabajo no esta correctamente remunerado y que los españoles deben pagar obligatoriamente un canon para poder afrontar los gastos derivados de la producción de sus obras, ya sabes, yates, mujeres, viajes, casoplones… presume de patriota pero guarda su dinero dónde más le conviene, por lo visto lo poco que gana lo tiene que mantener lejos de los recaudadores de impuestos no vaya a ser que se beneficien también de su trabajo.

Por el interés te quiero...

Por el interés te quiero…

8. Sinde

Su Excelentísima Ángeles Gonzalez-Sinde se hizo con el cargo de Ministra a pesar de haber presidido previamente la Academia del Cine. El juzgado ha admitió a trámite en 2009 un recurso de la asociación de internautas por posible conflicto de intereses, ya que, entre otras cosas, la ministra aumentó considerablemente el gasto en subvenciones a su antigua asociación.

Sinde también está en esta lista por dar nombre a una ley propuesta por la industria cultural (de EEUU) en la que se pretende evitar la participación de los jueces en el cierre de páginas de internet que ofrezcan contenidos restringidos por los autores.

Sólo se que no se nada.

Sólo se que no se nada.

9. Wert

Es el actual ministro de Cultura, Educación y Deportes. Y está en esta lista sobretodo por poner en peligro uno de los pilares básicos de nuestra cultura: La Educación, favoreciendo la segregación, el elitismo y la discriminación.

Me entiendeeees..

Me entiendeeees..

10. Telecinco

Son los encargados de infestar de “cultura basura” a la sociedad española. Utilizan como herramienta la adicción televisiva que por desgracia afecta de manera desproporcionada a un gran número de espectadores. Una adicción que en silencio se ha encargado de contaminar la cultura española con ideas simplonas, defectuosas y realmente dañinas aprovechándose de la debilidad de sus espectadores.

Estos son los piratas que yo he elegido, si crees que falta alguien en la lista o crees que alguno de los que hay aquí no debería estar, por favor, siéntete libre para comentar.

Anuncios

La propiedad intelectual no es un trabajo

Quisiera $€r

El argumento de moda entre los propietarios de derechos de autor es que deben recibir una compensación económica por su trabajo y que si descargas gratis una canción de Internet estas robando su trabajo. Es una patraña fruto de la avaricia, ni es robar, ni es su trabajo.

Copiar no es robar, esto no hace falta que lo explique, pero si hay alguien que no lo entiende o que tiene una visión distorsionada de la realidad por favor que me lo diga en los comentarios y prepararé una explicación personalizada y adaptada a otros tipos de nivel intelectual. El problema que tenemos aquí es que muchos artistas están convencidos de que las copias de su trabajo son su trabajo en sí y eso no es verdad.

El trabajo que supone producir la mayoría de las obras artísticas no es algo objetivo y no se puede comparar al de tener que bajar a una mina, por ejemplo, o al de poner ladrillos, servir copas o reparar ordenadores, que se mide de forma objetiva, sin especular. Hay motivos para pensar que se podría compensar perfectamente a algunos de los artistas que tanto protestan con un par de billetes de los morados al mes y eso tirando por lo alto ya que más de la mitad de los trabajadores españoles no llega ni a eso.

Es cierto que la producción de los contenidos culturales requiere un esfuerzo, una inversión económica y mucho talento, igual que cualquier otro trabajo, ni más ni menos. Lo que no me parece justo es que alguien pueda registrar como propiedad las ideas que se obtienen de ese esfuerzo y restringir su uso a todo el que no pase por caja. Eso favorece la especulación e impide que esas ideas puedan ser utilizadas de otras formas más productivas.

Este sistema que ellos defienden no hubiese levantado sospechas sino fuera por la avaricia exagerada de algunos:

– La cultura es de todos, así que es raro que alguien reivindique su obra como parte de nuestra cultura y luego lo reclame como propiedad privada.

– No se puede vender millones de copias, tener un caché millonario, evadir todos los impuestos que se puedan y luego decir que tu trabajo no está correctamente remunerado. Es una falta de respeto.

– No se puede hacer pública (publicar) una obra y luego decir que es propiedad “privada”. Si, ya se que esto es algo muy habitual y parece tan normal, pero para mi es incoherente y como tantas cosas en la vida no tiene sentido.

– Trabajar una vez pero cobrar miles o millones de veces e incluso seguir cobrando después de muerto. No tiene nada de malo vender algo que has hecho tú mismo, lo malo es que siga siendo tuyo después de venderlo. En algún momento se debe considerar que el dinero obtenido ha compensado el trabajo realizado !vamos, digo yo!. Todo tiene un límite.

El talento artístico no está en el hecho de tener una idea en propiedad, sino en el uso que se hace de ella, es decir, en la interpretación que hacemos de ella para convertirla en realidad. Esto es algo que nos dejó bien claro, entre otros, Ramoncín con su versión “Come as you are” de Nirvana. ¿Cómo puede ser que la misma idea pueda ser tan buena y tan mala a la vez? Pues porque el mérito no depende de las ideas en si, sino de la interpretación que se hace de ellas.